Santos de vetustos días hay poder en la pesquisa, entendiendo los haberes que por costumbre apetecen.

Quizás fue una visión en la maca de mi razón, y he dormido los ensueños en el edén de sus ojos,

carente al mundo soluto el albor de la pasión, es la aurora que instiga el querer de mi corazón.

Porque no es un espacio vacío henchido de manipulación, es la epígrafe del boleto, del viaje de mi querido amor.

¿Quién le enseño a añadir pesares y ocultar tan bien el cielo con caudales?  ¿porque cargar las estaciones a tan hermosa forma de amar?

Solo entiende mi pecho:  el juicio de su felicidad.  Solo entiende su pecho:  ¿habrá algo mejor que pensar? -Steelzar