Se cayó el poniente
al mejor adquiriente,
en la fila del pedido
de los diáfanos cariños

no queda nada ausente
de las veces ni del rocío,
del indeleble respiro
nacen los suspiros míos,
en las prisas del dominio
que a las nubes convierte
en la pausa diligente
del vacío y recipiente

todo se ha vuelto lento
con los besos de tus labios,
y llamar a los convenios
es volver para apañar,
que tu miel dejó el acento
hasta el gusto de llegar

porque si te cuento Milena
de tus aguas por minar,
tu río se extendería
desde ayer, a cualquier lugar.

Stillzar

Advertisements