Conozco un lugar
caído en las estrellas
y solo espera
de los versos que perduran

el pestañear de la bonanza
el rocío de la alabanza
el aleteo de los vientos
y quien rece algunos sueños.

Es así que bate tu pelo
en olor y entre enredos
bañado en el linaje
del etéreo conspicuo
de cuanto arden las pasiones
en el mustio de las edades,

el polen en destellos,
que aún a hurtadillas
se siente la visita,
es el régimen sincero
que mi razón pretende,
solo de Dios depende
que pernocte otra vez
en aquella, silla rota.

Stillzar

Advertisements