Arrea huestes angelicales
la bisutería de sus labios,
por la soberbia alimentado
se abandona de las razones,
se ama muy triste al lejano
al querido a pesar de…
pero más aflige el concierto
de morir indiferente

aún así no se añade
la gnosis del proverbio,
y para que no vuele
el jaspe de los sueños,
afino mi lanza al cosmos
para que nadie le impute
cualquier desface precario
sino el bien de los cielos,

que Dios añada de sus bienes
el favor de los mil amores,
y siempre afable perdone
su confusión selectiva,
aquella actitud evasiva
a mi fidelidad inclusiva,
con cual pasión erradicar
si lo que me queda
es su felicidad.

Stillzar