Luchando me he dado cuenta de que el contendiente siempre es el mismo: soberbia.  Lo que cambia es el cuadrilatero.  -Stillzar Flames