Los hijos de Dios preguntan, y no especulan; disciernen, y no evaluan; perdonan y no recuerdan; aman y no conocen otro camino.