Tolerar las diferencias es un acto de nobleza, dejar la huella correcta es amar.