La verdad del culpable se encuentra en el confinamiento de su prosa, en la letra de lo absurdo.  Cuando ridículamente condena la misma justicia que reclama -Stillzar