Apuntalar la discreción del silencio para reverenciar nuestro capricho, en nada ayuda a evitar nuestra responsabilidad.  Sino todo lo contrario, nos hace cautivos de la incapacidad de resolver el quebranto que provocamos. -Stillzar