Cuando se concibe el poder logramos reconocer lo vulnerable de los fuertes, es entonces cuando inferimos en el delirio del protagonista una aflicción que no es común entre las artes que este transporta, y sentimos lástima.  -Stillzar