A Dios sea la gloria, la honra, la alabanza, la majestad, el dominio, el alcance, el ir, el venir, lo absoluto, y más allá de nuestra mente finita El Soberano de la creación misma y lo no creado. Después de Dios, todo le corresponde al que no debe pertenecerle. Nosotros, los hijos de Dios, participamos de la naturaleza Divina. Ahora ya nadie tiene excusas. -Stillzar