Cuando vayas a matar a alguien, mátalo de amor. Para que cuando lo siembren, los frutos de esa semilla sean corazones. -Stillzar Flames