Tú sabes una cosa
“te amo”.
Una gran oración
comienza por el final,
y es eco de la razón
fortuita de la edad,
no remilga los dientes
con algún melodrama,
que importa el declive
se paga con la dracma.

Con el sueño también riñe
y se detiene a mirar,
queriendo que se acabe
ya no pretende terminar,
es una dicha de Ubuntu
porque une los corazones,
¿quién viaja de norte a sur
buscando a los juglares?

La fatiga de la lucha
le prohíbe los sabores,
he sabido que las bayas
condecora con lecciones,
si hay que llevarle agua
a cuál de los pastores,
es quizás al que dice:
una gran oración
comienza por el final,
y es eco de la razón
fortuita de la edad,
tú sabes una cosa
“te amo”.

Stillzar Flames

Advertisements