Llovieron en la sombra
los piquetes de escorpión,
hoy en las transparencias
todo el bien de la ilusión.

Porque nunca es diferente
la función del rumiante,
su dedicada vocación
es típica de la razón.

El lazo sigue siendo nudo
que se atora al final,
y es que igual que los suspiros
se acaban al terminar.

No hay viajes sin distancias
ninguna es de oropel,
todas ellas nos exilian
y nos esperan otra vez.

Me disipo sin ningún fin
fragmentado en lo que vi,
y el cielo molesto de mi
por no alejarme de ti.

Stillzar Flames