Si, a veces duele, pero:  el perdón es el ejercicio de la alabanza Al que nos liberta en este acto.  No nos salvamos a nosotros mismos, es a EL a quien glorificamos.  Y en este don que proviene de Quien nos redimió, le recordamos a todos que somos hijos de Dios.  -Flames