Cuidado: un oído alejado de su propósito causa impericia selectiva, hace pesada la lengua, pone ojos a la espalda y deja negro el corazón. Un oído en su propósito tiene selecciones, hace dulce el paladar, calma los temores y fortalece el corazón. -Stillzar