La ley y la vergüenza puede que no anden de mano, pero son primas hermanas. En el mejor de los casos se ayudan, en el peor de los casos una de ella es obligada a hacerse de la vista larga. – Stillzar