Es sorpresa tu paseo por el prado, halagos de las quimeras del tiempo, a hurtadillas rociasteis el campo el que yo no te había enseñado

en estas bodegas quedan despiertos las ilusiones y de aquellos lirios, ninguna de las hojas he cortado, ya no preguntes si el amor termina.

En el principio como el fin tu me has sido, no habéis pretendido acabar los níveos, yo tampoco dejar de libar en tus labios.  Hoy por aquí, en el viaje de tus suspiros

y del lamento lejos de los años las épocas no han envejecido en el candelabro de mis vagidos, ya no preguntes si el amor termina

sacasteis de mi alma un retozo, he visto la presencia de tu paso, en la yagua porfían los recuerdos y has hablado contigo fingiendo

la nostalgia y bienaventuranza, también fue el roce de tu sonrisa y en el seno depositasteis agua, ya no preguntes si el amor termina. -Stillzar