Viajaba por la constelación del fieltro
entre los astros del presente y el recuerdo,
y el giro de las estrellas me lanzó
para volver a recogerte despierto.

Nunca ha sido descuidado
este peregrino del sueño,
son imágenes de un abrazo
y de mi latido con llanto,

esto es más que el silencio
y saber que me haces falta,
cuando tu rostro repaso
sin tropiezos en la distancia.

Es mi afán con tu delicadeza
rugido herido de que no te olvido,
y que en los lares del más allá
te he mirado los ojos, te he visto.

Es más que una remembranza,
más que una reminiscencia,
ni hay el querer, ni hay el pensar,
porque yo, te volveré a encontrar.

Stillzar