Nimia letra del encargo
exigua de existencia,
cuando abres los alagos
ya no es ninguna ciencia.