Tags

, , , , , , , ,


¡Oh, mi Dios! Amado Dios.  Que nuestro corazón entienda que el dejar de pecar es una consecuencia de amarte, y el modelar a Cristo es nuestra actitud como hijos.  Porque nos has redimido, y el amor ya no se puede ocultar.  Púes Éste, Eres Tú; el Amor representado en la majestad de TU imperio, TU infinita misericordia y TU eterno poder.  Tan extenso que palpitamos en el cimiento de TUS palabras y caemos debajo TUS PIES.  Gracias. 

Que se pueda ver en honor a TU NOMBRE, nuestra gratitud, que nos señalen por la bondad, que nos acusen de servir, que nos apunten por una sonrisa, y de gritar “te amo” sin pensar en las consecuencias.  Que se pueda distinguir que podemos soñar y remontarnos en los cielos como las águilas, que podemos dormir con tranquilidad porque TU eres TU.

El favor “…” es TUYO.  Pero no te pido que te lleves mi angustia, porque es la que me duele en la oración.  Porque no depende de TI, porque sé que me haces bien, sé que me abrazas, que lloras conmigo para consolarme y así puedo estar un ratito más CONTIGO.  Pero si, te pido que conforme a TUS propósitos bendigas a todos y que te puedan conocer tan cerca como yo te conozco, en una lágrima.  Amén.